Blogia
DIARIO REFLEXIVO

MI GRAN BODA GRIEGA.

MI GRAN BODA GRIEGA.  

La película cuenta la historia de Toula, una joven educada bajo los valores de la cultura griega en un barrio de la ciudad América de Chicago. A sus treinta años sigue soltera y trabaja en el Dancing Zorba's, el restaurante griego de sus padres.

 

Aquí surge un conflicto interno entre los valores familiares (hacia los que siente algo de rechazo) y los valores de la sociedad en la que esta inversa.

 

Toula pasa por una situación en la que su familia la presiona para que se case (solo con un griego, para tener hijos griegos, norma fundamental de la familia)  y la necesidad de conocer nuevas cosas, abrirse nuevos caminos, produciendo una crisis de identidad, puesto que acaba sintiendo que su vida está dirigida por los demás, desarrollando un cierta vergüenza y falta de orgullo hacia su familia. Necesita  más autonomía e independencia, nuevos proyectos, hecho que solo consigue alejándose de las tradicionales normas familiares.

 

En este momento Toula conoce a Ian, un americano inverso en la cultura yanqui sin una gota de herencia griega.

Para poder casarse, Ian tiene que superar una serie de pruebas y rituales algo embarazosos para poder integrase a esta peculiar familia. Observamos pues, a una familia de origen griego que vive en otro país  pero que se cierra al conocimiento de esa cultura, sólo se relacionan con sus compatriotas y que para poder acceder a ellos, tienen que realizar un esfuerzo sin obtener la misma respuesta a la inversa.

 

Pero el tema que más me gustaría resaltar es el de las relaciones familiares dentro del núcleo familiar. Nos encontramos ante una organización muy estructurada, donde el padre es el que toma las decisiones, es el que decide que se puede hacer y lo que no, impone mucha autoridad, y no permite la autonomía de sus miembros, además de fundarse en una estructura muy machista donde la mujer tiene la única función de casarse y criar a los hijos, y las que no lo hacen deben encargarse del negocio familiar.

 

Existe poca comunicación entre los hijos y el patriarca, no suelen ser escuchados, no tiene interés por los proyectos de futuro de sus hijos, por lo que se observa una falta de confianza y de sensibilidad por parte del padre, puesto que no es capaz de atender a las necesidades afectivas de sus hijos.

 

Sin embargo la madre está más atenta a estas necesidades, es más sensible, más comunicativa, se puede interactuar con ella, por lo que la comunicación con ella es más fluida y se observa un mayor apego entre ella y sus hijos.

 

Sobre los hermanos se advierte una mayor relación y apego entre los hermanos pequeños, puesto que ambos sienten lo mismo; una necesidad por desarrollar proyectos, por conseguir una mayor autonomía e independencia, además, también les une esa presión por encontrar un marido o mujer griega. Mantiene muchas conversaciones, ambos se apoyan y  se cuentan sus aspiraciones. Sin embargo, la relación con la hermana mayor es más tensa, puesto que ella ha seguido el camino marcado por las normas familiares, es la “hija perfecta” lo que genera numerosos conflictos entre ambas.

 

Con respecto a la familia en el ámbito más amplio, se observa gran unión entre sus miembros, cooperan entre ellos, se apoyan, toman las decisiones de manera conjunta (aunque muchas veces sin preguntar a los hijos menores) y todos se implican para ayudar lo máximo posible.

 

Gracias a esta implicación Toula comprende que aunque su familia es algo extravagante y difieran en muchos valores, ella ha crecido con ellos y al fin y al cabo todo eso forma parte de lo que es, de su personalidad y de su herencia. Por eso, al final de la película observamos como Toula decide criar a su hija respetando muchas de esas creencias familiares.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres